Los dirigentes palestinos reivindican Jerusalén Este, ocupado y luego anexado por Israel en 1967, como la capital del estado al que aspiran. Pero Israel considera que todo Jerusalén, tanto el este como el oeste, es su capital “eterna e indivisible”.

Ese es el conflicto central detrás de las manifestaciones al norte de la franja de Gaza, en territorio palestino, en contra de reconocer Jerusalén como capital de Israel, decisión del presidente estadounidense Donald Trump.

Trump rompió con la política de sus predecesores, que no había querido reconocer a Jerusalén como capital; según los reporteros de AFP, se trata de “una cuestión muy delicada y clave en el proceso de paz” entre Palestina e Israel.

Los manifestantes quemaron fotos del mandatario norteamericano y banderas estadounidenses. También se enfrentaron a la policía israelí en Cisjordania y Gaza. Además, el movimiento islamista Hamas pidió una nueva intifada o revuelta.

Más de 20 palestinos resultaron heridos en los choques por balas de goma o balas reales en disturbios en Cisjordania ocupada y en la Franja de Gaza, según los servicios de emergencia palestinos.
FUENTE. PERU21

Facebook Comments